Mindfulness

mindfulness

Para presentar el concepto de mindfulness, expresión inglesa traducida al español por atención o conciencia plena, proponemos la realización de una breve reflexión sobre lo que
significa estar a solas con uno mismo.

Pensemos por un momento cuántas veces al día o a la semana estamos realmente a solas con nosotros mismos. Se podría decir que siempre estamos con nosotros mismos pero, ¿a solas?


A solas con uno mismo quiere decir sin televisión, sin ordenador
ni internet, sin hablar con nadie ni escuchar a nadie, sin leer, sin
mirar por la ventana ni contemplar un paisaje o unas fotos.

Cuando hacemos alguna de las actividades descritas en el
párrafo anterior aunque estemos solos, en realidad no estamos
propiamente a solas con nosotros mismos, tanto da que
paseemos como que hablemos o leamos un libro, estamos
haciendo algo, es decir nuestra atención está dirigida hacia algo
externo a nosotros mismos.

Situados a ese nivel, ¿hemos estado a solas con nosotros mismos
alguna vez?

Se podría contestar que a veces en vacaciones mirando el mar
o los fines de semana que llueve y miramos por la ventana
o cuando permanecemos en la cama sin sueño, entonces
permanecemos a solas.

Para ser más exactos tendríamos que añadir que estamos a solas
con nuestros pensamientos, como dice la frase hecha.

Bien, llegados a este punto podemos avanzar un paso más y
lanzar el siguiente interrogante:

¿Estar a solas con nuestros pensamientos es estar realmente a
solas con nosotros mismos?

Cuando pensamos, generalmente, imaginamos o fantaseamos
sobre nuestro futuro o nuestro pasado.

Revivimos situaciones pasadas hasta el punto que creemos
vivirlas de nuevo o nos imaginamos nuestro futuro como si
realmente pudiera convertirse en realidad partir de nuestros
pensamientos. Y nos entristecemos o nos alegramos, nos
activamos o nos deprimimos según adonde nos lleven nuestros
pensamientos y sensaciones.

En nuestros pensamientos a solas viajamos del pasado más
remoto al pasado más reciente y de igual manera hacia cualquier
futuro. Planeamos nuestro futuro inmediato (qué haremos
mañana por la mañana) o el futuro más inconcreto (hacia dónde
quiero llevar mi vida).

Por tanto no estamos a solas con nosotros mismos en ese
instante, sino que estamos planeando el futuro o reviviendo el
pasado.

Por lo tanto nuestra atención no está tampoco centrada en
nosotros mismos sino en una realidad virtual que hemos creado
a partir de nuestros pensamientos.

No estamos realmente ni aquí ni ahora.

¿Cómo es el estar aquí y ahora?

En primer lugar es una experiencia, no está basado en el
conocimiento racional.

Es la experiencia que propone el mindfulness, vivir el aquí y el
ahora experimentando el presente.

Hemos hablado de lo que significa estar a solas, hemos llegado
a la conclusión que lo más parecido a estar a solas es estarlo
con nuestros pensamientos, pero que incluso de esa manera
no estamos a solas realmente con nosotros mismos sino que
estamos en el pasado o en el futuro, reviviéndolos o fantaseando
sobre ellos. Creando realidades.

Experimentar el presente nos ofrece la posibilidad de estar
verdaderamente con nosotros mismos de la única manera que es
posible estar.

Permanecer un tiempo al día centrados en el presente,
concentrando toda nuestra atención al momento actual es estar
despiertos y disponibles.

¿Estar despiertos y disponibles a qué, se podría preguntar?

La respuesta más simple es estar despiertos y disponibles a vivir
el momento en su totalidad. Estar despiertos y disponibles a
nosotros mismos.

Cuando cogemos un hilo de pensamientos y lo seguimos no
vivimos la realidad en su sentido más radical, el mindfulness en
cambio propone dejar circular los pensamientos y también las
sensaciones para centrar toda nuestra atención en una sola cosa,
en una única sensación. Y experimentarla.

Este foco único de atención puede ser la propia respiración por
el hecho de ligarnos a lo más fundamental de nuestra existencia,
que es estar vivos.

Contemplando la propia respiración dejamos que los
pensamientos y sensaciones pasen, vengan y se vayan. No nos
aferramos a ningún camino de salida, en ninguna dirección.

Instalados en nuestro yo más personal e íntimo tomamos
distancia de lo que nos rodea, vemos y sentimos lo que pasa a
nuestro alrededor pero no nos aferramos a ello.

Tomamos conciencia de que más allá de los miedos, las
angustias, las ilusiones, alegrías y tristezas, esperanzas y
resentimientos estamos nosotros mismos, a solas.

A partir de la experiencia del mindfulness aceptamos
absolutamente todo lo que nuestro cuerpo y nuestra mente
nos ofrece en el instante actual sin dejarnos arrastrar por la
corriente.

Estamos a solas con nosotros mismos, verdadera y radicalmente
a solas con nosotros mismos.

Imagen: Mindfulness

Joan Badia
Psicoterapeuta
Instituto Klein

Related Posts with Thumbnails

Deja tu mensaje

Para evitar abusos, responder antes de enviar: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

Leer más
Métodos anticonceptivos

Píldoras, parches, preservativos , DIUs… conoce la mejor forma de llevar una vida sexual sana y segura.

Cerrar