Categorizado | Psicología, .

La adicción a las compras

La oniomanía, o la adicción incontrolable a volver a casa con decenas de bolsas de Zara Home y de Mango, no sería un problema serio si tan sólo tuviésemos una cifra ilimitada de dinero o si este hábito no supusiese, lo queramos admitir o no, vacíos que intentamos llenar. Por más que nos reiteren los puntos negativos del , nos rodean marcas y en las revistas cada temporada hay tendencias nuevas.

Por lo general, la adicción a las viene ligada a problemas con familiares, amigos y pareja. Tiene como proceso planear las compras que realizaremos y el sentimiento de felicidad mientras adquirimos productos y nos olvidamos de todos nuestros problemas, seguidos por el sentimiento de culpa y de desilusión después de ir de compras. Pensábamos que, al comprar, nos sentiríamos mucho mejor, pero esta sensación termina enseguida y el efecto contrario surge. Lejos de sentirnos mejor con nosotros mismos y de ser más felices, tenemos los mismos problemas y, además, una deuda o la inquietud de saber que no vamos a llegar a fin de mes. Esta desilusión y sentimiento de vacío una vez hayamos terminado de comprar -por lo general, lo haremos solos-, viene acompañada por un nuevo plan que haremos: la próxima compra, y decidir qué adquiriremos.

Suelen ser mujeres, suelen acumular una cantidad extraordinaria de ropa en su armario que muy probablemente ni siquiera hayan tenido la oportunidad de estrenar todavía, y suelen ocultar su problema escondiendo todas estas camisetas y vestidos.

La felicidad al adquirir un nuevo producto se convierte en la indiferencia una vez lo tengamos en casa. Las mujeres tienden a comprar ropa, maquillaje y decoración para el hogar, mientras que los hombres prefieren los libros y CDs. Sentimos que, a pesar de todas nuestras compras, no tenemos suficiente y necesitamos más. Cada vez queremos más y más, y con un dinero del que ni siquiera disponemos.

¿Crees que puedes padecer esta adicción? Pide ayuda a un médico y sobre todo intenta ir de compras sin tu tarjeta de crédito, sólo con el dinero en efectivo, pues esto impedirá que quieras gastar más de lo que puedes. También es aconsejable que, en vez de comprar solo, lo hagas en compañía de personas que no tengan el mismo problema y que estén dispuestos a ayudar.

Si te sientes con , organiza otras actividades en vez de salir de compras para tranquilizarte. Un buen paseo o tomar un café con los amigos pueden ayudar. Y, si vas a comprar, haz una lista de todo lo que quieres adquirir y compra sólo lo que se encuentre en la lista, para no quedarte sin dinero.

¿Siempre o casi siempre sientes la necesidad de comprar? ¿Vas frecuentemente de compras? ¿Te sientes culpable después de haber comprado algo innecesario? Entonces, el problema es la oniomanía.

Curiosamente, Shakira confiesa ser una víctima de esta adicción, y a pesar de sentirse culpable reconoce que con el consumismo crece la economía y que, por lo tanto, las compras tienen algo de positivo. Pero, ¿ayudan realmente a la persona que, por más que compra, no consigue ser feliz?

IMÁGENES: Enric Monté (flickr), multiplicalaluz.net, Joe Lomas (flickr)

Por Irene Solaz Velázquez

Related Posts with Thumbnails

Deja tu mensaje

Para evitar abusos, responder antes de enviar: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

Leer más
Cómo proteger a tus hijos y a ti de la Red

Todo lo que necesitas saber sobre seguridad en Internet, para ti y para los tuyos.

Cerrar