Estética dental, una reflexión

PSICOTERAPEUTAS ONLINE
Te ayudamos a solucionar tus problemas.
Servicio de psicología online y telefónico.

Estética dentalEn el siglo veintiuno los motivos que llevan a una persona a acercarse a su clínica dental han variado considerablemente con respecto a épocas pasadas. Lamentablemente, las caries y otras enfermedades de la cavidad bucodental, como la gingivitis o la piorrea (que pueden desencadenar la pérdida de dientes y la necesidad de recurrir a los implantes dentales), siguen estando a la orden del día, pero lo cierto es que los avances de la ciencia y la tecnología han permitido al sector odontológico ofrecer servicios que hace años eran impensables. Dichos servicios no están dirigidos a atajar posibles dolencias físicas de los pacientes, sino más bien a solventar otras cuestiones de índole psicológica que se encuadrarían en el marco de la llamada “estética dental”, una cuestión de imagen.

Últimamente han proliferado las técnicas de blanqueamiento que muchas clínicas anuncian a bombo y platillo en los medios de comunicación. Por alguna razón que no busco comprender, los protagonistas de los spots suelen ser mujeres de mediana edad que ocultan sus dientes presumiblemente “manchados” tras una mano tímida y redentora que protege su sonrisa de la mirada indiscreta del espectador. En mi modesta opinión, lo más probable es que, después de ver este tipo de anuncios, una salga corriendo al cuarto de baño y fuerce una amplia sonrisa frente al espejo para comprobar que, tal y como sospechaba, sus dientes continúan exactamente igual de blancos que antes de ver el anuncio. En otros casos, alguien que verdaderamente tenga un problema bucodental correrá raudo y veloz al cuarto de baño y se mirará concienzudamente en el espejo para comprobar que, en efecto, sus dientes siguen manchados, torcidos o cualquiera que sea el “defecto” que se haya cebado con su desangelada dentadura. “Pero no se preocupe”, le falta decir a la voz en off que llega nítida y clara desde la sala de estar, “aquí estamos nosotros para devolverle la autoestima”. Y yo añadiría: ¡le blanquearemos hasta los bolsillos si hace falta! Y que conste que no me refiero a ninguna clínica o anuncio en particular, que dios o la energía me libre, sino a un hecho muy concreto que sucede y está a la vista de todo el mundo. Pero qué les voy a contar, de todas formas ya estamos más que acostumbrados a estas técnicas publicitarias: el envejecimiento de la piel o la mera presencia de vello corporal femenino (y todo apunta a que los hombres no se van a librar de la auto infligida tortura de la guerra fría; perdón, quise decir “cera fría”) han pasado de ser características simples y llanas de nuestra especie a convertirse en una “tara” que los miembros de nuestras sociedades desarrolladas no pueden permitirse bajo ningún concepto. ¡Faltaría más! Afortunadamente para todas y todos, existen remedios y almas caritativas que conocen bien nuestras necesidades y están dispuestas a reparar todos nuestros defectos. La pregunta obligada es: ¿qué fue antes, el remedio o la enfermedad? O lo que es lo mismo, ¿el anuncio o el complejo?

La gran mayoría de las pastas de dientes que publicitan por televisión prometen el oro y el moro a todo aquel que quiera lucir una sonrisa resplandeciente. Fíjense bien y verán que son pocas las marcas de dentífricos que aún recurren a la fórmula “anticaries” o “antisarro” para promocionar sus productos. ¡Incluso existen chicles y caramelitos que aseguran ser capaces de dejar nuestros dientes blancos como la nieve! Y es que vivimos en la era del culto al cuerpo y parece que una sonrisa no es tal si las piezas que la conforman no están pulcramente ordenadas ni lucen un blanco polar que deslumbraría a cualquiera que se hubiera olvidado las gafas de sol en casa… Ahora bien, y volviendo a las pastas de dientes “prodigio” y a los chicles “milagro”, ¿estamos hablando de mitos publicitarios o de una realidad? No soy dentista así que cedo la palabra a los verdaderos expertos. Pregunten a un profesional si los productos que anuncian por televisión son algo más que quimeras envasadas con código de barras y decidan ustedes mismas… Y, por supuesto, si realmente sienten la necesidad de blanquear sus dientes, acudan a su clínica de confianza; allí estudiarán su caso y le ofrecerán un tratamiento acorde a sus necesidades.

Dicho esto, permítanme que les cuente una pequeña historia verídica. Conocí a una dentista hace tiempo que me confesó estar sometiendo su dentadura, a mi juicio impoluta, a un tratamiento de blanqueamiento dental. “¡Pero si tienes una sonrisa preciosa!”, le dije, no por quedar bien sino porque verdaderamente lo pensaba y me pareció del todo insólito que aquella mujer estuviera insatisfecha con la tonalidad de sus dientes. “¿En qué espejo se estará mirando?”, recuerdo que pensé. Probablemente se trataba de eso que denominamos “deformación profesional” y que nos afecta a casi todos en nuestros respectivos oficios. Lo cierto es que ignoro sus motivos, pero sí tengo clara una cosa: una sonrisa sólo es perfecta cuando es sincera. Como dijo Baltasar Gracián: ande yo sonriente, pero que me funcione el diente… Digo: ande yo caliente y ríase la gente. Así que sonrían, amigas, con ganas y sin complejos, y verán que ni el color ni el orden de sus dientes alterará el resultado del producto: la sonrisa complacida de la persona que tienen en frente. Cuídense mucho.                                                                                                                                  
Imagen: ArteD

Virginia Polo                                                       

PSICOTERAPEUTAS ONLINE
Te ayudamos a solucionar tus problemas.
Servicio de psicología online y telefónico.

Related Posts with Thumbnails

Deja tu mensaje

Para evitar abusos, responder antes de enviar: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

Leer más
Temporada baño 2011

Nueva colección H & M con los modelos más representativos y atractivos para realzar tu figura.

Cerrar