Chantaje emocional en niños y adolescentes

¿Qué es el chantaje emocional?

Los pequeños suelen hacerlo a menudo. La impotencia que sienten al negarles lo que desean puede derivar en reacciones de desagrado, decepción, dolor o ira. Lo que ello implica, a nivel formativo, es verdaderamente importante en la posterior relación entre e hijos.

Afrontar el llanto o rabieta del niño puede originar arrepentimiento o remordimiento a los padres por haber dicho “no” o, simplemente ceder para encontrar algo de alivio a la intensidad emocional originada: “Está bien, sólo esta vez puedes tenerlo (o hacerlo), pero, por favor ¡deja de hacer tanto escándalo!”.

chantaje emocionalAhora el niño se ilumina. Ya sabe cómo salirse con la suya utilizando el poder que representa expresar emociones de esta forma tan contundente, en particular la de su infelicidad.
Se ha escrito mucho sobre el tema. El psicólogo, Juan Narciso “Declare Yourself”, (1975) llamó a esta categoría de comportamientos ” adopción de técnicas propias”. Otro psicólogo, Susan Forward, escribió un libro sobre esta manipulación emocional “Emotional Blackmail”, (1997).

En uno de mis primeros libros “Keys to Single Parenting”, (1996) lo llamé “extorsión emocional”. En terapia, todavía empleo ese término.

Durante la adolescencia, una vez conseguida cierta libertad de los padres, la manipulación  se vuelve cada vez más importante a través de la mentira, el disimulo y la presión se vuelve más común. La extorsión emocional puede combinar los tres.
Cuando la exposición y argumentación no surten el efecto deseado en los padres, las tácticas de extorsión emocional pueden entrar en juego. Estas pueden variar de acuerdo con la susceptibilidad emocional de los padres, pero el objetivo es siempre el mismo, conseguir que cedan o cambien de opinión.

En efecto, mediante la observación minuciosa por parte de los jóvenes al comportamiento de esos adultos que tienen tanto poder sobre sus vidas, los niños aprenden a conocer más a sus padres que los padres a sus hijos. Los , niñas y adolescentes en particular, son expertos en el arte de “apretar los botones” de la susceptibilidad emocional de los padres. Consideremos algunas de las formas de extorsión emocional:

Si los padres son especialmente sensibles a la aprobación, el adolescente será un experto  en articular su AMOR a través del aprecio, afecto o su poder de seducción para someter a la madre o al padre. Esta extorsión emocional funcionará porque: “¿Cómo puedo rechazar a mi hijo adolescente, con el que es tan complicado tratar, ahora que está actuando tan bien?”.

Si los padres son especialmente sensibles al rechazo, el adolescente, en voz alta o en silencio, expresará IRA mostrándose ofendido, herido o agraviado con el fin de doblegar  a la madre o al padre. Esta extorsión emocional funcionará  porque:”No puedo soportar que mi hijo adolescente se comporte como si no me importara”.

Si los padres son especialmente sensibles a su incapacidad, el adolescente se expresará a través de la CRÍTICA para atacar el carácter, cuidado o competencia de los padres para suavizar a la madre o al padre. Esta extorsión emocional funcionará porque: “No puedo soportar ser considerado como un fracasado/a ante los ojos de mi hijo adolescente”.

Si los padres son especialmente sensibles a la culpa, el adolescente expresará SUFRIMIENTO actuando como un ser infeliz, herido o triste para ablandar la resistencia de la madre o del padre. Esta extorsión emocional funcionará porque: “No puedo soportar sentirme responsable de la infelicidad de mi hijo adolescente”.

Si los padres son especialmente sensibles a la piedad, el adolescente expresará IMPOTENCIA a través de una actuación resignada para dominar a la madre o al padre. Esta extorsión emocional funcionará porque: “No soporto sentir lástima por mi hijo adolescente cuando se da por vencido y actúa como una víctima de cualquier decisión que haya tomado”.

Si los padres son especialmente sensibles al abandono, el adolescente se expresará a través de mostrar INDOLENCIA actuando como si su relación con los padres  no le importara nada y reducir así la oposición de la madre o del padre. Esta extorsión emocional funcionará porque: “No puedo soportar la sensación de no haber cuidado lo suficiente la relación con mi hijo”.

Si los padres son especialmente sensibles a la intimidación, el adolescente puede expresar AGRESIVIDAD ya sea hablando en voz alta o actuando como si estuviese a punto de perder el control físico intentando torcer la resistencia de la madre o del padre. Esta extorsión emocional funcionará porque: “No puedo soportar sentirme atemorizado o tener miedo a que me hagan daño”.

En contra de estas manipulaciones, los padres deben negarse a participar en ese juego de extorsión. Deben luchar  y resistir sus propias sensibilidades al rechazo, la culpa, la intimidación y similares y no dejar que estas vulnerabilidades emocionales influyan en sus decisiones.

Ceder a estas tácticas únicamente repercutirá en un sentimiento desagradable hacia uno mismo, al adolescente y su relación y, aún más importante, el hacerlo puede repercutir en que su hijo acabe por sufrir las consecuencias. “Sé que no debería haberle dejado ir. Yo no quería hacerlo. Pero se sentía tan enfadado conmigo. No podría decir “no”. Y ahora, ¡mira lo que ha sucedido!”.

Los padres no sólo deben mantenerse firmes frente a este tipo de manipulaciones emocionales, sino que además deben dejar que el adolescente se explique. Cuando se use ira excesiva o la técnica del sufrimiento ante la negación paterna, los padres deben ser capaces de decir: “El hecho de que te muestres tan enfadado no va a hacerme cambiar de criterio. Sin embargo, si deseas comentar el por qué te sientes así, estoy dispuesto a escuchar lo que quieras decirme”.

La crea entendimiento, pero la manipulación emocional crea desconfianza. Y lo que es peor, cuando los sentimientos se expresan como extorsión, el valor auténtico de los sentimientos se puede ver dañado.
Por ejemplo, el padre o la madre llegan a casa cansados al final del día y el adolescente, quiere expresar su amor a través de un acto de consideración ofreciéndoles una cena completamente preparada. Los padres, quizá por haber vivido ya estas atenciones con anterioridad rehúsan corresponder de la misma forma. En su lugar, adoptan una actitud cínica preguntando: “Y ahora ¿que quieres?”. Esa es una consecuencia de la extorsión emocional y realmente puede desacreditar el valor de un sentimiento honesto.

Por supuesto, al igual que el adolescente aprendió el poder de extorsión en la niñez, también lo hacen los padres aunque no recurran a esta manipulación con su hijo adolescente. Es preciso definir lo que se quiere o no se quiere en términos específicos y, a continuación, discutir y negociar el desacuerdo. Si se utiliza la expresión de las emociones para obtener lo que se desea se está fomentando la extorsión en su hijo adolescente debido al ejemplo que da por su parte.
Fotografía: Pinksherbet

MR

Related Posts with Thumbnails

3 Responses to “Chantaje emocional en niños y adolescentes”

  1. jorge dice:

    Mi hijo es adolescente y diabetico con un cuidado precario en su alimentacion,me preocupa no estar a la altura de las circunstancias,no se como negociar y no caer en situaciones de conflicto que echen por tierra el cuidado de su salud,hay una negacion evidente con su enfermedad,va al psicologo,pero no quiere tocar ese tema, necesito ayuda paras que revierta esa actitud,gracias

  2. blanca dice:

    Tengo un hijo preadolecente de 13 años con un caracter muy dificil, la situación se ha vuelto más pesada a partir de que tengo una pareja ya que hace 4 años enviude y hasta ahora es cuando m atrevo a empezar una relación, pero él no lo acepta de ninguna forma y ahora m esta manejando con chantajes dejandome d saludar y hablar conmigo, siendo muy grosero en general y ya m “advirtio” que no va acambiar hasta que deje a mi pareja…no se como manejarlo, para mi es muy dificil por que no quiero dejar a mi pareja pero tampoco me guata la situación actual con mi hijo…que puedo hacer??…

  3. luz dice:

    Tengo dos hijos adolecentes, los cuales los he tenido que dejar con su papa por irme a trabajar a otra ciudad, estoy poco tiempo con ellos, aunque cuando estoy en la casa trato de dedicarles todo el tiempo y demostrandoles que los amo, se que ellos me reprochan porque creen que los abandono, aparte que su papa y yo ya no tenemos una relacion estable y ellos descubrieron que tenia una pareja, estoy desesperada porque quiero recuperarlos y que sepan que son lo mas importante para mi, porque de pronto me hablan con resentimento, no se como actuar con ellos si con rigidez o de que forma…que hago???

Trackbacks/Pingbacks


Deja tu mensaje